Publicado en Ene 24, 2008

El pájaro y el mástil

Publicado en Cuentos ajenos
Comentarios Publicar un comentario

Conocí cierto día la historia de un hermoso pájaro.
Se durmió en lo más alto del mástil de un velero. Y mientras la noche sacaba sus cuernos amarillos, el barco se hizo a la mar.
Y el pájaro, profundamente dormido, no se percató de aquella nueva singladura.
El buque fue adentrándose en la noche y la ciudad dejó de pintar arabescos blancos en las aguas.
Al amanecer, el ojo rojo del cíclope que habita en los cielos terminó por despertar al ave.
Sobresaltada, y comprendiendo que el velero navegaba hacia lo desconocido, desplegó sus alas y emprendió el vuelo.
El pájaro, angustiado, trató de descubrir las tierras seguras donde siempre había vivido. Pero el mar había robado el horizonte.
Escudriño entonces hacia el Poniente, en busca de aquel familiar ejército verde y amarillo que formaban los pinos de la breña.
Pero las olas violetas se rieron del indefenso pájaro.
El terror empezó entonces a encharcar su corazón.
Y el ave trató de hallar refugio en las nubes.
Mil alfanjes de hielo cayeron entonces sobre sus plumas y poco faltó para que se precipitara al océano.
En un último esfuerzo puso proa al sol. Pero aquel gigante, al que había visto levantarse redondo y pesado al amanecer, también había aprendido a volar. Y el pájaro entendió que el cíclope no era de su bandada.
Exánime, desorientado y con las cuencas azules de la muerte bajo sus patas, el ave se fijó en la arboladura de aquel velero sobre el que había despertado.
Y retornó a lo alto del mástil. Algún tiempo después, la eternidad verde y ondulada del mar depositó al navío en otro puerto.
El pájaro voló entonces alegre y confiado hasta la selva.

¿Es que existe algo más seguro que la propia conciencia?

J.J. Benítez (extraído de “Sueños”).

Publicado en Oct 02, 2007

Theodore Sturgeon

Publicado en Cuentos ajenos
Comentarios 4 Comentarios

Hace unos pocos días tuve la enorme suerte de leer un cuento de Theodore Sturgeon, un autor hasta entonces totalmente desconocido para mi.

Un sólo cuento, tan sólo veintitantas páginas de negro sobre blanco han conseguido que mi alma le otorgue, en mi peregrinación particular por la vida, el título vitalicio de compañero de viaje.

Se trata del cuento “Escultura Lenta

Te recomiendo que lo imprimas, busques una postura cómoda y lo disfrutes. Los pañuelos de papel son opcionales (aunque advierto del posible efecto secundario), no precisamente porque sea un cuento triste, sino porque a mi parecer, es de una belleza extrema. Refleja la tragedia humana, me atrevo a decir, con la profundidad de un Shakespeare, tejida de un modo magistral con una elegante ciencia-ficción.

Si lo lees y te gusta (o no), me encantará que me dejes un comentario

Publicado en Jun 21, 2007

Vestiduras

Publicado en Cuentos ajenos
Comentarios 2 Comentarios

Un día, la belleza y la fealdad se encontraron en una playa, y se dijeron:

Bañémonos en el mar…

Entonces se quitaron la ropa y empezaron a nadar en las aguas. Pasado un rato, la fealdad volvió a la playa, se vistió con la ropa de la belleza y se fue.

Y la belleza también salió del mar y no encontró su ropa, y como era demasiado tímida para andar desnuda, se vistió con la ropa de la fealdad y siguió su camino.

Y desde entonces hasta hoy, hay hombres y mujeres que se engañan, y confunden a una de ellas con la otra.

Sin embargo, hay quienes han contemplado el rostro de la belleza y la reconocen, pese a sus vestiduras. Y hay quienes conocen el rostro de la fealdad, sin que sus ropas la oculten a sus ojos.

Volver arriba