En un café

El hombretón que estaba sentado en la mesa de enfrente levantó la mirada del café que llevaba removiendo –sin saberlo– unos cinco minutos, cuando vi cómo la palabra tristeza resbalaba por sus mejillas.

Lenta, viscosa, desdibujada al igual que su mirada a través del cristal de la ventana salpicada de lluvia. Ya no removía el café, se limitaba a sostener la cucharilla dentro de la taza como si el tiempo se hubiese congelado en ese preciso momento.

Cuando la tristeza alcanzó la barbilla, los labios –con un temblor casi imperceptible– se entreabrieron. Quizá por el peso de la palabra. Quizá preñados de un suspiro sin aliento suficiente para nacer.

La palabra acabó cayendo dentro de la taza, el hombre salió de su letargo, y bebió un sorbo largo y lento de café frío.

Apasionada de la belleza, de las palabras y los significados. Contemplar el mar me deja sin aliento y navegarlo a vela es una de las cosas más hermosas que existen en la vida. La evolución es mi marco de referencia, mi cosmovisión y mi sentido de la trascendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba